Programa ideal de entrenamiento en escucha

  1. Fase inicial: 12 días – seguido de una pausa de 6 a 9 semanas.
  2. 5 días de  escucha – 6 a 9 semanas de pausa
  3. 5 días de escucha – 6 a 9 semanas de pausa
  4. sesiones suplementarias según el objetivo fijado.
 
Los test de escucha, efectuados a intervalos regulares, permiten ajustar el programa en función del progreso. Cada unidad de escucha dura 30 minutos. Una jornada de entrenamiento típico se compone de tres sesiones de tres unidades cada una (= 4,5 horas de escucha por día).
 
Durante las sesiones de escucha, la persona puede dormir, relajarse o realizar actividades creativas (pintar, dibujar, puzzles, trabajos manuales, etc.). No es recomendable leer, escribir, comer, hablar, ver televisión o jugar con juegos informaticos, etc., porque estas actividades dificultan los efectos de la escucha.
 
Las pausas entre las diferentes fases son importantes para la integración a largo plazo de los nuevos hábitos de escucha, y son de hecho esenciales para el éxito del programa.